¡MI GRACIA TE BASTA!





Hace unos meses vi la película “Pablo, apóstol de Cristo” y quedé cautivada por una frase que Pablo repetía al verse atacado por los remordimientos de su vida pasada como perseguidor de los cristianos: “Mi gracia es suficiente”, repetía una y otra vez.

Semanas después, leyendo la Biblia, encontré lo siguiente:


“Y por eso, para que no me engría con la sublimidad de esas revelaciones, fue dado un aguijón a mi carne, un ángel de satanás que me abofetea para que no me engría. Por este motivo, tres veces rogué al Señor que se alejase de mí. Pero Él me dijo: “Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza”. Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en mi la fuerza de Cristo. Por eso me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las necesidades, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte” (2 Corintios 12, 7-10)


Quedé impactada por la profundidad de estas palabras ¡Mi gracia te basta! ¡Es todo lo que necesitamos escuchar!


La gracia es definida como un don sobrenatural de Dios para fortalecernos en algún ámbito de nuestro ser y obrar de acuerdo a Su voluntad. La gracia siempre nos conduce hacia un lugar mejor.


“Estar en gracia” es un requisito imprescindible para ver la obra de Dios en nuestras vidas y significa no perder el vínculo que nos une a Dios; si pecamos perdemos su gracia, si nos reconciliamos mediante sus sacramentos, recibimos nuevamente la gracia que nos acerca a Dios y nos fortalece.


A éste don de Dios se le llama comúnmente gracia santificante. Santificar se refiere a perfeccionar, por lo tanto, la gracia, nos perfecciona y nos aproxima cada vez más a ser los hombres y mujeres que, según el proyecto de Dios, estamos llamados a ser.

Esta gracia funciona como un motor que mantiene vivo el proceso de transformación en nosotros. Si nos esforzamos por mantenernos en gracia podremos ver claramente la manera en que Dios hace su trabajo.


El mensaje de Pablo es un mensaje de fragilidad que experimentamos todos. Todos somos heridos por diversas situaciones que nos ponen en la disposición de recibir de Dios todo lo que Él quiere derramar sobre nosotros.