ALIMENTO PARA EL ALMA

El alimento que necesitas día a día

pobi-1611588707273-cathopic.jpg

Para ayudarte a entrar en el Espiritu  de oración te recomendamos iniciar tu oración con los silenciamientos.

Sábado 3 de Diciembre de 2022

"DICHOSO LOS QUE ESPERAN EN EL SEÑOR"

Señor abre mis labios y mi boca proclamara tu alabanza.

Iniciamos nuestro encuentro con el Señor en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén! 

Elije los recursos de formación que utilizarás hoy y si el tiempo te lo permite vive la experiencia de tu media hora sagrada.

Image by Simon Berger
bielbruxo-1653529946955-cathopic.jpg

Espíritu Santo envíame el Don de Temor a fin de poder ser dócil a tu santa voluntad Señor:

Espiritu Santo, concédeme el Don de TEMOR DE DIOS,  para que,  bajo su influencia y poder, consiga una gran docilidad reverencial a la Voluntad Divina.   Haz que este Temor a la Justicia de Dios, sea en mi un Temor    reverencial, como el que tienen los hijos a sus Padres,  que tenga miedo de ofenderle.

Tu sabes bien, Espiritu Santo, que yo necesito ese Don para ser  profundamente humilde, puro y modesto,  ante la grandeza de Dios Padre y ante la debilidad de mis propias fuerzas, para practicar el bien.   Pon en mi corazón un gran horror al pecado y una diligente vigilancia para evitar hasta las más mínimas ocasiones de ofender al Señor.  Amén. 

Ven... Espíritu Santo...Ven y concédeme el Don de TEMOR DIOS (Tres veces)

pexels-ali-arapoğlu-2652088.jpg

Gracias Padre mio, por haber creado el tiempo que transcurre y que termina en la eternidad! ¡Gracias por la eternidad que nunca termina! ¡Gracias por haberme sumergido en la inmensidad de Tu amor y en el gozo de la bienaventuranza eterna! Gracias por la esperanza que me despierta cada mañana porque es mi fortaleza durante el día,  a pesar de todas las dificultades, sufrimientos y problemas.  Yo se, que nada sucede en vano para aquellos que están Contigo y que Te buscan en todo.  Con la certeza de que vives en mi  te pido tu bendición para que  este día pueda glorificarte con mi vida, Amén. 

ORACIÓN DE LA MAÑANA:

Prepárate adecuadamente para la primera lectura, con la pequeña pedagogía

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías (30,19-21.23-26):

ESTO dice el Señor, el Santo de Israel:
«Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén,
no tendrás que llorar,
se apiadará de ti al oír tu gemido:
apenas te oiga, te responderá.
Aunque el Señor te diera
el pan de la angustia y el agua de la opresión
ya no se esconderá tu Maestro,
tus ojos verán a tu Maestro.
Si te desvías a la derecha o a la izquierda,
tus oídos oirán una palabra a tus espaldas que te dice: “Éste es el camino, camina por él”.
Te dará lluvia para la semilla
que siembras en el campo,
y el grano cosechado en el campo
será abundante y suculento;
aquel día, tus ganados pastarán en anchas praderas;
los bueyes y asnos que trabajan en el campo
comerán forraje fermentado,
aventado con pala y con rastrillo.
En toda alta montaña,
en toda colina elevada
habrá canales y cauces de agua
el día de la gran matanza, cuando caigan las torres.
La luz de la luna será como la luz del sol,
y la luz del sol será siete veces mayor,
como la luz de siete días,
cuando el Señor vende la herida de su pueblo
y cure las llagas de sus golpes».

Palabra de Dios

 

SALMO
 

Sal 146,1-2.3-4.5-6

R/. Dichosos los que esperan en el Señor

V/. Alabad al Señor, que la música es buena;
nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.
El Señor reconstruye Jerusalén,
reúne a los deportados de Israel. R/.

V/. Él sana los corazones destrozados,
venda sus heridas.
Cuenta el número de las estrellas,
a cada una la llama por su nombre. R/.

V/. Nuestro Señor es grande y poderoso,
su sabiduría no tiene medida.
El Señor sostiene a los humildes,
humilla hasta el polvo a los malvados. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Mateo (9,35–10,1.6-8):

EN aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.
Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor».
Entonces dice a sus discípulos:
«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies».
Llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia.
A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones:
«Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis habéis recibido, dad gratis».

Palabra del Señor

SEÑOR, YO SÉ TU ERES
MI PARE

 LA SANTA MISA DE HOY

No olvides que actualizamos todos los días

De lunes a domingo encontrarás alimento para tu alma y los

recursos necesario para vivir tu espiritualidad un paso a

la vez.

Refuerza tu media hora sagrada con el complemento ideal:

Image by Simon Berger