ALIMENTO PARA EL ALMA

El alimento que necesitas día a día

pexels-samer-daboul-2672678.jpg

Para ayudarte a entrar en el Espiritu  de oración te recomendamos iniciar tu oración con los silenciamientos.

Domingo 22 de mayo de 2022

"EL ESPIRITU SANTI  OS LO ENSEÑARA TODO"

Señor abre mis labios, y mi boca proclamara tu alabanza.

Iniciamos nuestro encuentro con el Señor en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo!!
Amén!

Image by Simon Berger
gonza658-1549966144907-cathopic.jpg

Te suplico el don de pensar  y juzgar rectamente de lo que viene  de Dios! No permitas que mis pasos se alejen de ti:

Espíritu Santo, concédeme el Don de SABIDURIA para que pueda pensar y juzgar rectamente   de Dios y de las cosas divinas, que pueda saborearlas profundamente. Te suplico Espíritu Santo, que este don  me lleve a despreciar todo lo que no sea de Dios, para que pueda unirme y entregarme a Él. Haz que por este don  nazcan y crezcan  en mi los frutos de la caridad, del gozo, de la paz y de la bondad. Llévame por el camino de la verdadera alegría, que trae paz al alma. Ciérrame la puerta de la falsa libertad. Que tu gracia purifique siempre mis ojos para ver lo que es correcto y abra mis oídos  para escuchar tus palabras y tu llamada. Llena mi corazón de tu amor y dirige mis pasos por el camino de la verdad.
Amén!

Señor Jesucristo, que tu presencia inunde por completo todo mi ser, y tu imagen se marque a fuego en mis entrañas,  para que pueda yo caminar a la luz de tu figura,  y pensar como Tú pensabas, sentir como Tu sentías, actuar como Tú actuaba, hablar como Tu hablabas, soñar como Tu soñabas y amar como tu amabas.

Pueda yo como Tú preocuparme de los demás; ser insensible para mi y sensible para los demás; sacrificarme a mí mismo,  y ser al mismo tiempo aliento y esperanza par los demás. 

Pueda yo ser, como Tú,  sensible y misericordioso,  paciente,  manso y humilde; sincero y veraz.   Tus predilectos, los pobres, sean mis predilectos; tus objetivos, mis objetivos.  Los que me ven, te vean.  Y llegué yo a ser una transparencia de tu Ser y Tu Amor.  Así sea.

pexels-cottonbro-9588249.jpg

ORACIÓN DEL DÍA

Prepárate adecuadamente para la primera lectura, con la pequeña pedagogía

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (15,1-2.22-29):

En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de Moisés, no podían salvarse. Esto provocó un altercado y una violenta discusión con Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre la controversia. Los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron entonces elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé.
Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y les entregaron esta carta: «Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos del paganismo. Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alarmado e inquietado con sus palabras.
Hemos decidido, por unanimidad, elegir algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. En vista de esto, mandamos a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Haréis bien en apartaros de todo esto. Salud.»

SEGUNDA LECTURA

Lectura del libro del Apocalipsis (21,10-14.21-23):

El ángel me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero. Santuario no vi ninguno, porque es su santuario el Señor Dios todopoderoso y el Cordero. La ciudad no necesita sol ni luna que la alumbre, porque la gloria de Dios la ilumina y su lámpara es el Cordero.

Palabra de Dios

 

SALMO
 

Sal 66,2-3.5.6.8

R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R/

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra. R/

Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga;
que le teman hasta los confines del orbe.  ​R/

 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,23-29):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado." Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.»

Palabra del Señor

SEÑOR, YO SÉ TU ERES
MI PARE

 LA SANTA MISA DE HOY

No olvides que actualizamos todos los días

De lunes a domingo encontrarás alimento para tu alma y los

recursos necesario para vivir tu espiritualidad un paso a

la vez.

Image by Simon Berger