top of page

ALIMENTO PARA EL ALMA

El alimento que necesitas día a día

cathopic_1531837213351675.jpg

Martes 16 de abril de 2024

"SEÑOR DANOS SIEMPRE EL MISMO PAN"

Señor abre mis labios y mi boca proclamara tu alabanza.

Iniciamos nuestro encuentro con el Señor en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Amén! 

Elije los recursos de formación que utilizarás hoy y si el tiempo te lo permite vive la experiencia de tu media hora sagrada.

Image by Simon Berger
Image by Karl Fredrickson

Espiritu Santo ilumina mi ser con el don de entendimiento para orientarme  siempre hacia a verdad:

Espiritu Santo, que habitas en lo más profundo de mi ser y desde ahí das gemidos callados,  para aliviar las miserias y para llenarnos de tu poder y de tu gozo, concédeme el Don del ENTENDIMIENTO para que mi inteligencia,  bajo tu acción iluminadora,  pueda penetrar fácilmente en las verdades reveladas y pueda orientarse hacia la verdad,  en medio de tantos errores,  como nos rodean y nos amenazan por todas partes.  Amén. 

Ven...Espíritu Santo...Ven y concédeme el Don de ENTENIMIENTO. (Tres veces)

Image by Channel 82

Padre Amado  hoy y cada dia dame la capacidad de decidirme siempre por tu amor :

              DECISION

Padre mío, permite que comience este día con gozo, a la luz de Tú amor.  Permite que pueda entenderlo como un regalo Tuyo para mi.  Ayúdame a vivirlo alegre en la esperanza.  Dame una fortaleza que se complazca en el amor, las buenas obras,  la reconciliación y el deseo permanente de Ti, que eres la fuente del gozo puro.

Gracias Padre mío,  por darme también hoy la capacidad  de decidirme por Ti en todos mis pensamientos, sentimientos y acciones.  En este momento me decido por Ti, como se decidió por Ti Tu Hijo Jesús; como se decidió por Ti Su Madre y nuestra también.  Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...

 

Amen.

Oración del día

Prepárate adecuadamente para la primera lectura, con la pequeña pedagogía

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 7, 51 — 8, 1a

En aquellos días, dijo Esteban Gonal pueblo y a los ancianos y escribas:
«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros siempre resistís al Espíritu Santo, lo mismo que vuestros padres. ¿Hubo un profeta que vuestros padres no persiguieran? Ellos mataron a los que anunciaban la venida del Justo, y ahora vosotros lo habéis traicionado y asesinado; recibisteis la ley por mediación de ángeles y no la habéis observado».

Oyendo sus palabras se recomían en sus corazones y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijando la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo:
«Veo los cielos abiertos y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios».

Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos dejaron sus capas a los pies de un joven llamado Saulo y se pusieron a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación:
«Señor Jesús, recibe mi espíritu».

Luego, cayendo de rodillas y clamando con voz potente, dijo:
«Señor, no les tengas en cuenta este pecado».

Y, con estas palabras, murió.

Saulo aprobaba su ejecución.

Palabra de Dios

SALMO

Salmo 30. 3cd-4. 6 y 7b y 8a. 17 y 21ab

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás.
Yo confío en el Señor.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia.
En el asilo de tu presencia los escondes
de las conjuras humanas. R/.

 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, el gentío dijo a Jesús:
«¿Y qué signo haces tú, para que veamos y creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: “Pan del cielo les dio a comer”».

Jesús les replicó:
«En verdad, en verdad os digo: no fue Moisés quien os dio pan del cielo, sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo».

Entonces le dijeron:
«Señor, danos siempre de este pan».

Jesús les contestó:
«Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás».

Palabra del Señor

LA SANTA MISA DE HOY

No olvides que actualizamos todos los días

De lunes a domingo encontrarás alimento para tu alma y los

recursos necesario para vivir tu espiritualidad un paso a

la vez.

Refuerza tu media hora sagrada con el complemento ideal:

Image by Simon Berger
bottom of page