adolescente-oracion-concepto-paz-esperanza-suenos_1150-7210.jpg

ORACIÓN MILAGROSA PARA ALIVIAR LA ANGUSTIA

¡Oh mi Dios, donde estas que no te encuentro!,
No te veo en mí caminar,
He avanzado rápido por mi camino,
Y no percibo aún tu presencia.


¡Oh mi Dios!, cuanta angustia hoy me acompaña,
Mi fragilidad se empieza a desvanecer,
A mi lado veo al enemigo,
En mi vida solo encuentro peligro,
No puedo más, ven prontamente a ayudarme.

¡Oh mi Dios!, cuanta falta me hace creer en ti,
A ti no puedo engañarte,
He pretendido seguir otros rumbos,
He atesorado amigos equívocos,
De ti yo me he alejado.

Hoy abundan los problemas,
Tengo mil cuentas pendientes,
La adversidad y la zozobra son cada día mas constantes,
Todo a mí alrededor es caos y destrucción.
 
He navegado por mares secos,
Por caminos desiertos,
Por la oscuridad y por la fragilidad,
Cuando creo estar bien,
De ti me he olvidado.

Un bienestar que nada me aporta,
Una alegría efímera en mi vida,
El pecado y la perturbación me apartaron de tu lado,
Hoy me confieso ante ti.

Te pido que alejes de mí esta angustia,
Que mis afanes no me atropellen más,
Que pueda comprender que tú me amas,
Y entregarme sin dudar a ti,

Hoy es lo que deseo,
Quiero sentir tu paz,
Ayúdame y no me dejes,
Una vez más,
A ti humildemente vengo a buscarte,
Mi amado y buen Señor,

Amén!
 

dante010-1586971040128-cathopic.jpg

AUNQUE

Aunque el dolor tu alma atenace,
Aunque la desilusión te haga quebrar,
Aunque el precipicio a tu alma asome,
No dejes nunca en el Señor de confiar.
Aunque la indiferencia por quienes amas duela,
Aunque el cansancio te invada y sientas su pesar,
Aunque las lagrimas en tus pupilas se agolpen,
A Jesus aférrate como el pez al mar.
Y aunque la tristeza nefasta abrume tus horas,
Y la alegría en segundos se quiera esfumar,
Aunque el dolor más duro en tu corazón se instale,
Piensa en Cristo; Su Amor infinito te ha de consolar.

cathopic_1487093414132519_edit.jpg

SEÑOR, YO SÉ QUE TÚ ERES MI PADRE

Señor, yo se que Tu eres mi Padre
y eso me basta.

Yo se que Tu me amas
y esa es mi alegría.

Yo se que Tu lo sabes todo
y esa es mi confianza.

Yo se que Tu lo puedes todo
y esa es mi fortaleza.

Señor, yo no te puedo amar porque soy una pecadora,
pero Tu me amas hasta en mi pecado.

Señor, yo te olvido,
pero Tu no me olvidas jamas.

Cada minuto de mi vida,
es un minuto de tu Amor hacia mi.

Mi pasado me apena,
pero Tu me perdonas.

El porvenir me inquieta,
pero Tu cuidas de mi.

Sólo tengo el presente para amarte,
pero Tu sólo me pides
que me deje amar por ti.

Y este minuto presente
puede reparar todo un pasado.

Y este minuto presente
es para mi todo un futuro.

Señor, Tu estás en mi
para que yo viva y ame por ti.

Y eso me basta.

yeevoa1vz7ql6goo-2tjslqsvgzkenhzjkwblcgfr9sphqvcd9p_61j3m_dscpoztpogoka7mtzwu_wx1b58cehxvs

ORACIÓN DEL
PADRE IGNACIO LARRAÑAGA

Espíritu Santo de Dios, que estás en mí, usa tu poder para entronizar a Jesús en mi vida y extender su reinado efectivo a todo mi ser, a todas mis actividades, a todas mis relaciones con otras personas.

Jesús, hijo de Dios, te acepto plena y gozosamente como mi Señor, Dueño y Maestro. Aunque soy poquita cosa, dignate ocupar a perpetuidad el trono de mi corazón.

A ti, luz que ilumina, verdad que libera, te consagro mi mente, mi memoria, mi imaginación, todos mis pensamientos y todos mis conocimientos. Dame Señor, tu visión de la vida, de las personas y de los acontecimientos. Ve grabando en mí tus pensamientos, tus ideales, tus criterios, tu escala de valores.

— Parte #1

gerajuarez-1547079605894-cathopic.jpg

IRRADIANDO A CRISTO

Oh, amado Jesús.
Ayúdame a esparcir Tu fragancia
por donde quiera que vaya.
Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida.
Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida entera sea un resplandor de la Tuya.
Brilla a través de mi y permanece tan dentro de mi, que cada alma con que me encuentre pueda sentir Tu presencia en la mia.
¡Permite que no me vean a mi sino solamente a Jesús!

Quédate conmigo y empezaré a resplandecer como Tú, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz oh, Jesús, vendrá toda de Ti, nada de ella será mía;
serás Tú quien resplandezca
sobre los demás a través de mi.
Brillando sobre quienes me rodean,
permíteme alabarte como mas te gusta.

Permíteme predicarte sin predicar,
no con palabras sino a través de mi ejemplo,
a través de la fuerza atractiva,
de la influencia armoniosa de todo lo que haga,
de la inefable plenitud del amor
que existe en mi corazón por Tí.

Amén.

fernandonunes-1557487687559-cathopic.jpg

OH MADRE DE AQUEL A QUIEN
TRASPASARON

Oh Madre de Aquel a Quien Traspasaron
Admirable en todo aspecto y
Digna de glorioso recuerdo eres
¡Oh Madre Dolorosa!

Al ver morir a tu Hijo,
a Aquel a Quien traspasaron…
A Jesús, nuestro Salvador
Sufrías con valor porque tenías
La esperanza puesta en el Señor.

Es mi querer aprender en la
Escuela de tu Doloroso Corazón
Donde reside la prudencia,
La fortaleza y toda inteligencia.

Eres el Libro de los preceptos de Dios
Llevas en tu Corazón la Ley que subsiste eternamente.
Todo el que escucha Su Palabra decir “He ahí a tu Madre”
y con amor te acoge, alcanzara la Vida…
Caminará hacia el esplendor bajo tu luz.

¡Oh Madre Dolorosa sea tu Corazón siempre
El refugio y sostén de Nuestra Vida Religiosa!

pexels-karolina-grabowska-5206842.jpg

ORACIÓN EN TIEMPOS DIFÍCILES

Dios mío, estoy sufriendo. Estoy en problemas, Señor.


Con toda confianza y humildad te pido que me ayudes a superar esta situación.


De antemano te digo que acepto lo que tú dispongas o permitas, aunque no me guste o no lo entienda; hágase tu divina voluntad.
Hoy sé mi buen samaritano, ten compasión de mí y sana mis heridas.


Me abrazo a tu Hijo crucificado y me confío a la Virgen de los Dolores; sé que ellos me van a enseñar a vivir estos tiempos oscuros.
Señor, ven en mi auxilio.
Señor, ayúdame.
Señor, confío en ti.

Amén.

hombre que ruega

CONSAGRACÍÓN
ADIOS NUESTRO PADRE

Mi amadísimo Padre, por favor, acepta este ofrecimiento de mí mismo, de mi cuerpo, mi mente y mi alma.

Te alabo por la creación, todas tus obras y maravillas.

Te agradezco por haberme dado vida y por todo lo que has hecho por mí.

Te ofrezco todo lo que tan generosamente me has dado.

Estoy sinceramente arrepentido por no haberte conocido, amado, servido y honrado como debía.

Abrazo mi herencia como hijo tuyo, tanto el gozo como la responsabilidad.

Te doy mi “SI” para poder ser instrumento de tu Voluntad.

 

— Parte #1

Image by Sunyu

ORACIÓN
AL ESPIRITU SANTO

Espíritu Santo, Tu que me aclaras todo, que iluminas todos los caminos para que yo alcance mi ideal.

Tu que me das el Don Divino de perdonar y olvidar el mal que me hacen y que en todos los instantes de mi vida estás conmigo. Quiero en este corto dialogo agradecerte por todo y confirmar que no quiero separarme de Ti.

Deseo estar contigo y todos mis seres queridos en la gloria perpetua.

Gracias por todas las tribulaciones vividas y por las que viviré, gracias por tu gran misericordia para conmigo y los míos

Amen.

Pensamiento del hombre en el sofá

DEBATIÉNDOME
A SOLAS

Padre Santo y querido: estoy debatiéndome a solas con mis sombras.

 

Las heridas están abiertas y necesito el aceite de tu

consolación, Padre mío.

 

Sé que no puedo llegar al alba sino por el sendero de la

noche, pero dame la mano para la travesía.

 

Cántame Padre una honda canción, quizás una canción de cuna, y la alegría volverá desde tierras lejanas.

Envíame un fuerte viento de popa: de nuevo levaré anclas.

 

— Parte #1

vida silvestre|vida salvaje

ORACIÓN DEL

BEATO CHARLES DE FOUCAULD

Padre mío, en tus manos me pongo, haz de mi lo que quieras.

Por todo lo que hagas de mí, te doy gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal que tu Voluntad se haga en mí  y en todas tus criaturas.

No deseo nada mas Dios mío.

Pongo mi alma entre tus manos, te la doy, Dios mío, con todo el ardor de mi corazón, porque te amo, y es para mí una necesidad de amor el darme, el entregarme entre tus manos sin medida, con infinita confianza porque Tu eres Padre.

Amen.

— Oración del Beato Charles de Foucauld

camino Forestal

MUÉSTRAME EL CAMINO

Padre soy una nave, que combatía por las olas.

Busca refugio en tu puerto.

Soy tu siervo.

La vasija que guarda mi vino se fundió en tu horno.

Una sola brújula ha guiado mi nave: cumplir con tu voluntad.

Pero se me ha extraviado la brújula, y ya no sé en qué dirección navegar.

Vengo a ti, Padre mío, para que me indiques el rumbo exacto.

Mi señor, en esta mañana suelto los remos,

Y dejo librada mi nave al ímpetu de las corrientes:

Llévame donde quieras y haz de mi lo que quieras.

El “yo” que gobierna en el alto castillo se rinde en esta mañana.

 

Y entrega las armas:

Ocúpalo tú, tú mi Señor.

Toma en tus manos mis llaves y extiende tu dominio en mí, de mar a mar.

Haz de mí lo que quieras.

Siervo tuyo soy.

Amén

( Padre Ignacio Larrañaga)

— Muéstrame el camino

ADONAI MI SEÑOR

Adonai, mi Señor y mi Padre.

Una vez más vengo en busca de aquel aceite que destila consolación y comunica vigor, sanando las heridas.

 

Siempre me he esforzado por captar el lenguaje de los hechos, que guardan escondida y como cifrada, tu Voluntad.

 

Mi alma no puede descansar sino en el regazo de tu Voluntad.

 

Y esta noche, una vez más, y hoy más que nunca vengo a poner mis llaves en tus manos, donde quieras, como quieras, cuando quieras.

— Parte #1

tomados de la mano

OFRENDA DE AMOR

“Padre de ternura, acogí a los pecadores y a los abandonados, compartí sin escrúpulos su mesa y su condición de marginados, les mostré tu rostro de Padre amoroso, que acoge a los que están perdidos y no excluye a nadie.

 

Les revele que el Reino es bienaventuranza para los pobres y acogida para los pecadores.

 

Y en esta muerte que es consecuencia de mi vida, yo la deposito en tus manos como ofrenda de amor y redención por los pecadores.

 

Arrastro conmigo en la pobreza y el pecado del mundo para la nada en que estoy convertido.

 

Con la oferta de mi existencia comparto la suerte de los pobres y me solidarizo con la situación de marginados en la que se encuentran, como yo ahora, los excluidos de la sociedad”.

 

(Padre Ignacio Larrañaga)

— Ofrenda de Amor

Morning Fog
Nro 5

SOLTARÉ LAS AMARRAS

SOLTARÉ LAS AMARRAS

Padre Santo y querido: estoy debatiéndome a solas con mis sombras.

Las heridas están abiertas y necesito el aceite de tu consolación,

Padre mío.

 

Sé que no puedo llegar al alba sino por el sendero de la noche,

pero dame la mano para la travesía.

 

Cántame Padre una honda canción, quizás una canción de cuna,

y la alegría volverá desde tierras lejanas.

Envíame un fuerte viento de popa: de nuevo levaré anclas.

 

Soltaré las amarras y partiré hacia alta mar.

¿Será que el tiempo dispersará las semillas sobre estepas estériles?

 

Yo iré por delante sembrando;

tú vendrás por detrás tocando todo con mano mágica,

y hasta los espinos florecerán.

 

En mi camino de piedras planta tú, Padre mío.

Aguas frescas manarán esta noche, y mañana habrá nieve sobre el Hermón,

y aliento en mi alma.

 

Y alegre partiré de nuevo hacia el lago.

Amén

( Padre Ignacio Larrañaga)

Image by Derek Thomson
Nro 5

NO VEO NADA

NO VEO NADA

Padre querido, no entiendo nada en medio de esta confusión general, solo entiendo que, si no quisieses, nada de esto habría sucedido.  Hágase, por lo tanto, Tu  Voluntad.  Todo parece incomprensible, pero estoy de acuerdo, Padre mío.   No veo nada, pero acepto tu Voluntad, está bien, Padre mío.  Me basta saber que es obra tuya.  Aunque no veo nada de esto, sé que todo está bien, acepto todo, estoy de acuerdo con todo, Hágase tu Voluntad, Padre mío, en tus brazos deposito mi dolor.  (Extraído del libro ¨El silencio de María¨, Padre Ignacio Larrañaga)

Image by Greg Rosenke
Nro 5

DE LA CRUZ A

LA CRUZ

DE LA CRUZ A LA CRUZ

El Señor esta en la cruz.

Esta en el silencio.

A su derredor todo es paz.

En su interior todo es AMOR.

No se  preocupen, la aurora esta detrás de la montaña.

La vida prevalecerá sobre la muerte

Y la luz sobre las tinieblas.

Sobre el vértice se clavo la esperanza.

Al final todo será ¨AMOR´

( Padre Ignacio Larrañaga)

Image by Evi Radauscher
Nro 5

ACTO DE ABANDONO

ACTO DE ABANDONO

En tus manos, oh Dios, me abandono.

Modela esta arcilla,

Como hace con el barro el alfarero.

Dale forma, y después, si así lo quieres,

Hazla pedazos.

Manda, ordena. “Que quieres que yo haga?

¿Qué Quieres que yo no haga?”.

Elogiado y humillado, perseguido,

Incomprendido y calumniado,

Consolado, dolorido, inútil para todo,

Solo me queda decir a ejemplo de tu Madre:

“Hágase en mi según tu palabra”.

Dame el amor por excelencia, el amor de la Cruz;

No una cruz heroica, que pudiera satisfacer

Mi amor propio;

Sino aquellas cruces humildes y vulgares, que llevo con repugnancia.

Las que encuentro cada día

En la contradicción,

En el olvido, el fracaso, en los falsos

Juicios y en la indiferencia,

En el rechazo y el menosprecio de los demás,

En el malestar y la enfermedad,

En las limitaciones intelectuales

Y en la aridez, en el silencio del corazón.

Solamente entonces Tu sabrás que te amo,

Aunque yo mismo no lo sepa.

Pero eso basta.

Amén.