Dios llegó en el momento preciso y me dio paz



Perdí a mi segunda madre que me adoptó desde pequeña, cuando ella falleció sus hijas me botaron de su casa, entonces me fui a una residencial por un tiempo. No pude encontrar cuarto rápidamente, me enfermé y ya debía un mes de alquiler; la encargada me quiso botar, por eso me fui de ahí a otra casa, pero al propietario le gustaba engañar porque el lugar no tenía nada de lo que me ofrecieron, buscaron excusas y me botaron de ahí. Yo no sabía a dónde ir.


Es tan difícil encontrar cuartos, me desesperé mucho y casi cometo una locura por la desesperación, pero lo único que hice en ese momento fue arrodillarme, clamé al Señor Jesucristo pidiéndole que me mande al lugar correcto a encontrar un cuarto. Lloré toda la noche hasta que me dio un profundo sueño y me dormí hasta las 10 a.m. del siguiente día, desperté con mucha paz y con tranquilidad.


Salí a buscar cuarto, compré muchas direcciones de la comercial, como unas cinco, y fui a buscarlas pero todas estaban muy lejos y la garantía que me pedían era muy alta, no me aceptaban lo que tenía, pero yo no perdí la fe en Dios. Volví a la misma comercial, vi un anuncio nuevo, lo compré y fui a verlo. No creerán, el Señor me estaba guardando este lugar, que es donde ahora estoy viviendo.


Solo Dios me trajo acá y fue dos meses antes de la pandemia, en el 2020 el mes de enero, y sigo acá hasta ahora. Tiene todo lo que yo le pedí a nuestro Padre Celestial, que es Dios del universo. Él es único, llegó en el momento preciso de mi vida y me dio paz y tranquilidad, amén, gloria Dios.


Él siempre nos protege de todo mal.



Mary Yuli

{{count, number}} vista{{count, number}} comentario

Entradas Recientes

Ver todo